salon con decoracion estilo kistch
10 / 09 / 19

Decoración estilo Kitsch: el predominio del color y del exceso

Estilos decorativos

La palabra Kitsch proviene del alemán y se utiliza para definir aquello que está considerado cursi u hortera y engloba todo un estilo artístico que nació con el propósito de ser lo opuesto al arte de vanguardia. Por lo tanto, se puede afirmar que el estilo Kitsch es lo opuesto al minimalismo. Los espacios saturados y llenos de colores vibrantes son sus rasgos más características.

En la decoración estilo Kitsch predomina la máxima: “más es más” o “más es mejor”. Los elementos decorativos llamativos, el uso extravagante del color y las formas son clave para este estilo que, en definitiva, busca una saturación bien conseguida. Sin duda, es un estilo decorativo no apto para todos y una apuesta arriesgada (al mismo tiempo que única y atrevida) para tu proyecto.

En TUO Agency, como agentes expertos en mobiliario para profesionales, hemos recopilado las claves para aplicar la decoración estilo Kitsch en tu negocio (si te atreves, claro). Como pasa con cualquier estilo decorativo, no hace falta que todo tu proyecto esté decorado siguiendo este estilo, pero sí le puedes dar un pequeño toque ‘kitsch’ a algún rincón o ambiente.

CLAVES DE LA DECORACIÓN ESTILO KITSCH

Como hemos dejado entrever, el estilo Kitsch se trata de una decoración extravagante, atrevida, en la que todo vale. Para decorar siguiendo este estilo sólo hay una regla: no existen las reglas. Eso sí, hay una serie de claves que puedes seguir para acercarte lo máximo a este estilo y, sobre todo, emplearlo en su justa medida para conseguir la correcta saturación. 

Ten en cuenta que la decoración estilo Kitsch no busca la funcionalidad, sino que persigue un objetivo puramente estético y decorativo. Por ello, si lo vas a aplicar a tu negocio, bien sea un restaurante, hotel u oficina, lo mejor es ser prudente y utilizarlo en rincones para conseguir esa estética Kitsch, pero con mesura. 

#1. El color es el rey

Lo hemos dicho al principio: el estilo Kitsch no sería Kitsch sin el uso de los colores vibrantes. Por ello, es importante emplearlos en los espacios. Pero, ¿cuáles son mejor? La paleta de colores de este estilo es variada, aunque los más empleados son el amarillo, el magenta, el fucsia, el azul turquesa, el verde manzana y el violeta. Eso sí, lo más importante es mezclarlos entre ellos y contrastar lo colores mate con aquellos más brillantes.

Y, ¿dónde se aplica el color en el estilo Kitsch? ¡Fácil! Aplícalo en las paredes, en los cojines, en los sillones, en las sillas… y es que recuerda: ¡cuánto más, mejor!

#2. Accesorios originales

Los accesorios originales son los segundos protagonistas de la decoración estilo Kitsch. Por lo tanto, deben estar presentes (y abundar) en la mayoría de rincones posibles. Y cuando hablamos de accesorios, no hablamos sólo de los típicos, sino que el estilo Kitsch admite todas las extravagancias que puedas imaginar: objetos raros, juguetes., etc.

#3. Decora el techo

Si ha quedado claro que el exceso es el rey en el estilo Kitsch no podemos dejar en blanco el techo. Píntalo con colores extravagantes, cuelga lámparas lo más raras posible o ni tan siquiera lámparas, apuesta por colgar cosas que no se supone que van ahí. La extravagancia llevada a su extremo.

En definitiva, la idea es que no importa donde mires, siempre debe haber un elemento que genere interés. En el estilo Kitsch se debe manifestar, en conjunto, todo aquellos que te guste o que llame tu atención. Por lo tanto, debe siempre primar la creatividad y la alegría.

¿Te atreves a darle la bienvenida al exceso y la saturación? El estilo Kitsch es algo que no pasa de moda.